En la actualidad, es habitual encontrarse personas que viven en un piso de alquiler y que, a su vez, realquilan habitaciones con el fin de obtener un beneficio económico. En este contexto, la duda sobre si es una práctica legal es lícita y nuestra socia y abogada especialista en Derecho Inmobiliario Arantxa Goenaga lo aclara: “Lo es siempre y cuando exista un consentimiento expreso del propietario de la vivienda y autorizado en el contrato”, ha comentado para el Diario 20Minutos.

Es decir, no sirve un consentimiento verbal. “Y en caso de no haber un documento por escrito, el subarriendo por ley estará prohibido”, ha matizado la abogada, que ha indicado que, además, este subarriendo legal no puede ser por un espacio de tiempo superior a la duración del contrato original. En caso de incumplir la ley, “habría que interponer una demanda por incumplimiento del contrato”, ya que se estarían incumpliendo las cláusulas del documento.

En el caso de querer subarrendar habitaciones y estar permitido en el contrato, el inquilino original deberá igualmente realizar un contrato a cada una de las personas que alquilen una habitación indicando, por un lado, la cuantía a pagar, que nunca puede ser superior a la renta total del inmueble. Y por otro lado, la duración del mismo, nunca superior a la duración del contrato original. Los rendimientos obtenidos, aclara la experta, deberán ser declarados a Hacienda como rendimientos del capital inmobiliario.

Para leer más sobre los subarriendos, pincha aquí.

 

Abrir chat
1
¡Hola! 👋 ¿En qué podemos ayudarte?