Las renuncias de herencias crecen año tras año, aunque no fue así en 2020 según indica el Consejo General del Notariado. En el año del estallido de la pandemia, contra todo pronóstico, las renuncias decayeron un 6,1%: Las restricciones de movilidad y las limitaciones a muchas actividades económicas, entre ellas las notarías, así como la inacción de los herederos o el hecho de realizar la herencia en un documento privado se apuntan como posibles factores de la bajada de estas cifras.

Sin embargo, “este dato no se puede valorar”, ha explicado Carmen González, abogada de nuestro bufete. “Será sin duda más relevante el de este año, ya que al plazo de entre 6 y 12 meses, que suele ser el habitual para la tramitación de las herencias, hay que sumar las prórrogas concedidas por el estado de alarma”, ha matizado. Aun así, los motivos para rechazarlas son generalmente económicos y vinculados a las deudas e impuestos de las mismas y, en este contexto, las incógnitas sobre cómo gestionar las herencias y los testamentos están al orden del día.

Entre las dudas más habituales, está la recurrente sobre si es posible desheredar, cosa que nuestra abogada apunta que no. “Tampoco se podrá extender la prohibición de no disponer de bienes adquiridos por herencia si ello afecta a la legítima del heredero; y no se pueden poner condiciones imposibles o contrarias a las leyes o buenas costumbres, así como prohibir la intervención judicial si perjudica igualmente la legítima”, ha ampliado.

Para saber más sobre cómo realizar un buen testamento, pincha aquí.

Abrir chat
1
¡Hola! 👋 ¿En qué podemos ayudarte?