El verano ha llegado y, con él, la entrada en vigor en España del certificado verde digital europeo (más conocido como ‘pasaporte COVID’) el pasado 1 de julio, medida muy esperada y en la cual los expertos confían para salvar la temporada turística 2021. No obstante, desde el sector consideran esta medida como tardía e insuficiente, al no venir acompañada de otras que se solicitaban como la vacunación de los empleados del ámbito turístico o de ayudas económicas y, por su lado, los expertos consideran que el pasaporte COVID no saldrá del marco de la UE por las dificultades que acarrea el intercambio de datos sanitarios fuera del espacio Schengen.

Sobre la seguridad jurídica que plantea el pasaporte verde europeo ha hablado Felipe García, socio abogado del bufete y responsable del Área de Turismo, en rueda de prensa conjunta con American Airlines y la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV): “En base a las leyes de protección de datos europeas, rígidas pero a la vez flexibles en casos justificados por necesidad, los certificados incluirán un conjunto muy limitado de información”, ha comentado, y ha argumentado que el derecho a la salud pública prima sobre el resto de derechos, como el de la protección de datos personales.

La información, pues, que los países de la Unión Europea podrán compartir se compone de nombre, fecha de nacimiento, fecha de expedición, información sobre la vacuna y las pruebas negativas del individuo: “Una vez certificada la información, los países no podrán conservarla”, ha matizado el abogado.

Para leer la noticia completa, pincha aquí.

Abrir chat
1
¡Hola! 👋 ¿En qué podemos ayudarte?