El artículo 1 de la Ley 1/2019 define los secretos empresariales como “cualquier información o conocimiento, incluido el tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo o financiero” que reúna tres condiciones: primero, ser secreto, segundo, tener un valor empresarial, real o potencial, y, finalmente, haber sido objeto de medidas razonables por parte de su titular para mantener su confidencialidad.

En opinión de Diego Cabezuela, socio director de Círculo Legal, “dificulta saber legalmente cuándo estamos exactamente ante un secreto”, lo que contrasta con la percepción del empresario, “que instintivamente sabe qué información es valiosa y, por tanto, no le gustaría que cayera en manos de la competencia”.

Conoce más aquí.

Abrir chat
1
¡Hola! 👋 ¿En qué podemos ayudarte?